0000
Martes 31.03.2020  12:34
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia y Tecnología
Alemania | 26-03-2020

Traducir a :   Traducir
Tendencias sociológicas en el consumo de antibióticos   
La mayoría de los antibióticos son tomados por pacientes cuya enfermedad no requiere hospitalización. Estos casos constituyen la gran mayoría de entre todos aquellos en los que se recetan antibióticos. Pero ¿qué factores promueven el uso de antibióticos en esos pacientes no hospitalizados? La pregunta es de mucho interés, pero difícil de contestar.
Noticias de la Ciencia - NCYT ( España )
Hay poca duda de que en general los antibióticos se usan excesivamente. Esta sobreutilización promueve el desarrollo de resistencia en las bacterias atacadas y por lo tanto tiende a debilitar el poder de los antibióticos.

En un nuevo estudio, se han revisado los resultados de 73 investigaciones sobre los factores que impulsan el uso de antibióticos en la población general. El equipo de Dennis Schmiege y Timo Falkenberg, de la Universidad de Bonn en Alemania, no se limitó a parámetros individuales como la edad o el nivel de formación académica, sino que tuvo también en cuenta contextos geográficos y factores socioculturales.

De entre las tendencias observadas, las más importantes son que los habitantes de las ciudades toman más antibióticos que quienes viven en zonas rurales, que los niños y los ancianos los usan más a menudo que las personas de mediana edad, y que el uso de antibióticos disminuye a medida que aumenta el nivel de formación académica aunque solo en los países ricos.

Algunas de las tendencias observadas parecen lógicas, como la de que los niños y los ancianos son más propensos a tomar antibióticos que las personas de mediana edad. La de que un mayor nivel de educación tiende a ejercer un efecto restrictivo podría deberse a la mayor concienciación sobre los riesgos de automedicarse. El hecho de que esa asociación se invierta en los países más pobres puede atribuirse, tal como argumenta Schmiege, a que en esas naciones es más probable que sean las personas con mayor nivel académico las que tengan mejor acceso al sistema de salud o las que puedan permitirse visitar a un médico o comprar un medicamento.

Entre los parámetros geográficos, la discrepancia entre las zonas urbanas y las rurales llama mucho la atención: El hecho de que el uso de antibióticos sea más elevado en las zonas urbanas probablemente tenga algo que ver, en opinión de Schmiege, con el mejor acceso a los consultorios médicos y a las farmacias.

Por otro lado, la compra de un antibiótico tiende a disminuir conforme aumenta su precio.

Todavía hay pocas investigaciones sobre qué elementos socioculturales promueven el uso de los antibióticos. La cultura de cada nación parece tener una cierta influencia. Por ejemplo, los ciudadanos de las sociedades que fomentan la competitividad, usan más antibióticos en promedio. La situación es similar en las sociedades que más aversión tienen a la incertidumbre. (Fuente: NCYT Amazings)