0000
Viernes 10.07.2020  06:25
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Adicciones y Salud Mental
Brasil | 20-05-2020

Traducir a :   Traducir
Especialistas recomiendan restringir venta de alcohol durante la pandemia   
Excepto por el cierre de los bares, Brasil es uno de los países que no implementaron restricciones al comercio de bebidas alcohólicas durante la crisis del Covid-19; análisis de desastres y epidemias del pasado muestra que el alcoholismo aumenta luego de esos eventos
Agencia FAPESP ( Brasil )
André Julián. Foto: Marcos Santos. Traducción Programa INFOSALUD
Un relevamiento realizado por un grupo internacional de investigadores muestra que situaciones de pandemia pueden desencadenar un aumento en los índices de alcoholismo. Aunque, en el corto plazo, la disminución de la renta o las restricciones en la venta puedan contribuir a la reducción en el consumo de alcohol, a mediano y largo plazo, y el estrés causado por eventos como este puede general un aumento del uso de bebidas alcohólicas. En Brasil, excepto por el cierre de bares, no hay política de restricción de ventas durante la pandemia, lo que puede tornar al cuadro aún más preocupante.

El estudio fue publicado en la revista “Revisión de Alcohol y Drogas” por investigadores de Brasil, Canadá, Estados Unidos y Sudáfrica, y de organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

El grupo de autores se reunió en una de las mayores conferencias mundiales de política pública sobre alcohol, en marzo, poco antes que distintos aeropuertos de Europa cerraran a causa de la pandemia.

"Fue cuando comenzamos a discutir la necesidad de predecir la tendencia del consumo de alcohol durante el brote del nuevo coronavirus", dice Zila Sánchez, profesora de la Escuela Paulista de Medicina de la Universidad Federal de São Paulo (EPM-Unifesp), con el apoyo de FAPESP y coautora del artículo.

“A medida que se extendió el nuevo coronavirus, los países lanzaron políticas para combatir la enfermedad. Estaba claro que sería interesante mostrar cómo les estaba yendo de manera diferente a la venta de alcohol durante la pandemia. Se sabe que la regulación de la comercialización es la que más influye en el consumo de bebidas alcohólicas por parte de las poblaciones”, explicó la investigadora.

Actualmente, Sánchez coordina un proyecto apoyado por FAPESP, que aborda el tema del consumo de alcohol desde la perspectiva de la prevención escolar y se está preparando para realizar otro estudio sobre el consumo de alcohol durante la pandemia con investigadores internacionales.

Políticas restrictivas
La encuesta señala distintos ejemplos en el mundo de políticas sobre alcohol específicas para la pandemia del nuevo coronavirus. Sudáfrica es considerada uno de los casos más restrictivos. Como parte de la estrategia nacional de gestión de la crisis de COVID-19, incluso el 18 de marzo, se estableció en el país un número máximo de personas en bares y horarios de apertura limitados para estos establecimientos y tiendas que venden bebidas alcohólicas para consumo en casa.

Sin embargo, una semana después, con el bloqueo decretado de 21, las medidas se hicieron aún más duras. Las bebidas alcohólicas no se incluyeron en la lista de artículos esenciales que podrían venderse en bares, e incluso las secciones de bebidas de los supermercados fueron cerradas. Las autoridades sudafricanas justificaron que la esperada caída de accidentes y violencia debido a la reducción en el consumo de alcohol haría que hubiera más camas disponibles en hospitales, esenciales durante la crisis.

“Este es un ejemplo de una política muy restrictiva, también adoptada en Groenlandia y Panamá. En algunos lugares de los Estados Unidos, por ejemplo, la venta de alcohol por Internet está prohibida. En Brasil, vamos a contramano, con numerosos descuentos en aplicaciones de ventas y artistas haciendo presentaciones en vivo patrocinadas por los fabricantes de cerveza”, dice Sánchez.

El 13 de mayo, Piauí fue el primer estado brasileño en instituir la ley seca, que al principio solo sería válida para el siguiente fin de semana, entre el 15 y el 17 de mayo. La prefectura de Palmas (TO) promulgó la ley seca en el municipio, sin fecha límite para la revocación. En otros estados, los bares se han cerrado, pero aquellos que venden alimentos y licores por entrega pueden permanecer abiertos.

Alcohol y estrés
Los estudios muestran que el consumo de alcohol tiene una influencia negativa en el sistema inmune, haciendo que el cuerpo sea más vulnerable a las infecciones por bacterias y virus. Además, el alcohol contribuye a la aparición de depresión, ansiedad y violencia doméstica, que pueden ser más frecuentes durante el encierro impuesto por la crisis actual.

Una investigación realizada después de la epidemia de SARS, causada por otro coronavirus en 2003, mostró que entre 800 residentes de Hong Kong, el 4.7% de los hombres y el 14.8% de las mujeres habían aumentado su consumo de alcohol un año después.

Entre los profesionales de salud chinos que fueron puestos en cuarentena o trabajaron en salas de hospitales con un alto riesgo de contaminación, las posibilidades de reportar síntomas de abuso de alcohol fueron una vez y media más altas que entre aquellos que no estuvieron expuestos al riesgo de contaminación.

Del mismo modo, los desastres naturales, las guerras y los ataques terroristas también están relacionados con el aumento del alcoholismo debido al estrés causado.

“Distintos estudios muestran que, después de un evento como este, hay un aumento en los dependientes al alcohol en la población. Las personas pueden estar consumiendo más alcohol ahora para lidiar con el estrés de la situación, pero esto claramente puede continuar como una dependencia después de la pandemia. Tenemos que considerar la falta de regulación en la venta de alcohol hoy, porque vamos a pagar la factura por adelantado”, dijo la investigadora.

El artículo “Uso de alcohol en tiempos del COVID 19: Implicaciones para el monitoreo y la política” (10.1111 / dar.13074) se puede leer en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/dar.13074.