0000
Viernes 10.07.2020  06:39
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Ciencia y Tecnología
China | 30-06-2020

Traducir a :   Traducir
Opinión de expertos
Nuevo virus identificado en China: qué chances tiene de propagarse y cuál es su nivel de virulencia   
Científicos argentinos dicen que se trata de una “novedad importante” y aclaran que habrá que seguir su evolución para evitar que se expanda.
clarin.com ( Argentina )
En China identificaron un nuevo virus, llamado G4-EA-H1N1, que es portado por los cerdos. A estos animales, “se los consideran anfitriones importantes para la generación de virus de influenza pandémica”, señalan los investigadores.

El informe fue realizado por científicos de universidades chinas y del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de ese país. Entre los años 2011 y 2018, tomaron 30.000 muestras con hisopos nasales de cerdos en mataderos en 10 provincias chinas y en un hospital veterinario, lo que permitió aislar 179 virus de gripe porcina.

Luego, hicieron análisis de sangre a 338 trabajadores que tienen contacto habitual con cerdos y a 230 miembros de familias comunes. El 10,4% de los trabajadores y el 4,4% de la población general dieron positivo para el virus G4 EA H1N1. Por lo tanto, ya se ha propagado a los humanos, dicen los científicos, pero no hay evidencia de que pueda transmitirse de humano a humano.


Consultado por Clarín, el doctor Carlos Luna, ex presidente y actual miembro de la Sección de Infecciones Respiratorias de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), opina que la noticia “trae una novedad”. La califica como “importante” desde el punto de vista de la medicina, e “interesante” desde el punto de vista de la microbiología y específicamente la virología.

Luna destaca que, en líneas generales, la noticia puede considerarse “poco preocupante” porque estos tipos de virus (como el G4 EA H1N1), en este caso de origen porcino, “se están descubriendo todo el tiempo”. Da como ejemplo a la “gripe aviar” proveniente de aves: se estaba previendo una pandemia, pero “solo produjo unos pocos contagios humanos”.

Esta gripe porcina es comparable con la “gripe A” (H1N1 o "influenza") que tuvimos en Argentina. “Desde el punto de vista de la clasificación de los virus de influenza, es muy ‘parecido’ al productor de la pandemia en 2009", dice Luna.

"Es un H1N1, es decir, los antígenos que tienen hacia los cuales van dirigidos los anticuerpos y a partir de los cuales se desarrollan las vacunas son los mismos que la ‘gripe A’ de 2009 (H = Hemaglutinina 1, N = Neuraminidasa 1)”, sigue el especialista.

De todos modos –sigue Luna- aunque ambos virus tienen la identidad, como forma de “engañar” al sistema inmune, los virus pueden desarrollar cambios en la Hemaglutinina 1 y Neuraminidasa 1 que en general son sutiles (drift antigénico), pero también pueden ser drásticos (shift antigénico) que, en este último caso, lo transformarían en un agente irreconocible por el sistema inmune.

“En ese caso hipotético extremo podrían causar brote significativo y así llegar a adquirir la dimensión de pandemia”, dice Luna.

Ante la consulta de qué posibilidades hay de que esto "llegue" a la Argentina, Luna responde que "la forma más probable" es que alguien proveniente de China, que se hubiera contagiado unos días antes de llegar a país y portara dicho virus, y resultara capaz de producir infección humana y contagio interhumano (hecho que no consta en la información disponible que ocurra). “Esa sería la forma en que hipotéticamente se podría transmitir en la comunidad”, explica.

“Es altamente improbable que ocurra una consecuencia humana de este hallazgo”, subraya Luna. “Si ocurriera, es impredecible de momento la gravedad que pueda generar, pudiendo dar lugar a todo tipo de suposiciones, pero razonablemente una pandemia es una posibilidad remota”, continúa.

Por su parte, la doctora Florencia Cahn, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE), comenta: “La realidad es que por el momento se sabe muy poco. Sabemos que los virus influenza tienen la capacidad de mutar y que pueden transmitirse mediante mutaciones de animales como los cerdos hacia los humanos”.

“Hay que seguir viendo qué es lo que sucede con esto. Todavía las noticias son muy recientes. Así que hay que seguirlo de cerca. Pero, por ahora, la posibilidad de que haya una pandemia por un virus influenza nuevo es baja”, agregó Cahn.

Para el doctor Rubén Torres, médico cirujano infantil, magíster en sistemas de salud, y rector de la Universidad Isalud, la posibilidad de llegada de este virus a la Argentina, “depende específicamente de su seguimiento y control”.

Torres explica que los cerdos son huéspedes intermediarios habituales de virus de este tipo. Y sostiene que su seguimiento y control “es fundamental” para detectar en forma temprana nuevas cepas o mutaciones de antiguas, “con potencial poder epidémico”.

“Si se detectaron en esos estudios cepas con especial virulencia (como dice el artículo), es necesario seguir de cerca su evolución porque, sin duda, pueden transformarse en iniciadores de una epidemia. Además, para tomarlas en cuenta en la adaptación de las vacunas”, concluye.

Al respecto, el informe realizado en China indica que “la vigilancia de los virus de influenza porcina puede ayudar a anticipar y prepararse para pandemias humanas”. Los resultados sugieren las medidas para controlar este virus en cerdos y monitorear de cerca a los trabajadores “deben implementarse rápidamente”. Es urgente, dicen, implementar una vigilancia de las poblaciones que trabajan en contacto con los cerdos.

Según lo publicado en el diario británico The Guardian, la Organización Mundial de la Salud (OMS) leerá “cuidadosamente” el estudio chino, dijo el vocero Christian Lindmeier en una sesión informativa en Ginebra y agregó que es importante colaborar en los hallazgos y vigilar las poblaciones de animales.