0000
Viernes 30.10.2020  19:34
Usuarios

OK
Recordarme   ¿ Olvidó su clave ?
BUSQUEDA DE NOTICIAS
Texto: Fecha entre   y     Medio: Sección: Buscar

Recomendación enviada con éxito.
Cerrar
Farmacología
Argentina | Salta | 19-09-2020

Traducir a :   Traducir
El ibuprofeno sódico no será para todos los pacientes   
Se utilizará en casos moderados a graves, para que no empeore el cuadro.
El Tribuno ( Argentina )
El tratamiento con ibuprofeno sódico inhalado, que comenzará a usarse en la provincia y genera expectativas, no se utilizará para todos los pacientes con COVID-19.
El flamante gerente del hospital Señor del Milagro, Julio Garzón, aclaró que este se aplicará a las personas que estén internadas con cuadros moderados a graves que no hayan necesitado asistencia respiratoria mecánica. De esta manera, se buscará evitar que se descompensen y necesiten de cuidados intensivos.

Garzón aseguró que se trata de "una herramienta más en el tratamiento de esta patología: no es milagroso ni una panacea".

Ayer por la mañana, el médico brindó una conferencia de prensa en representación del Ministerio de Salud Pública y explicó que el ibuprofeno sódico inhalado "no es para todos los pacientes, sino que se va a hacer una selección de acuerdo con sus características". Antes de comenzar a utilizarlo, la persona deberá dar su consentimiento.

Garzón señaló que este tratamiento está en experimentación y que, si bien hay casos en los que ha dado buenos resultados, no garantiza la mejora ni la curación del paciente. "No hay expectativa de éxito", aclaró.

El ibuprofeno sódico inhalado es una medicación diferente de la que se consume habitualmente en los hogares y es soluble en agua.

El ibuprofeno sódico inhalado fue creado en la Argentina por Dante Beltramo, doctor en Bioquímica e investigador del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), quien hace siete años comenzó a desarrollarlo para tratar otras enfermedades en un laboratorio de Córdoba.

En el contexto de la pandemia de coronavirus, esta técnica ha sido probada en algunas provincias y ha dado buenos resultados en algunos pacientes con COVID-19, ya que ayudó a controlar la reacción inflamatoria ante el virus.

El ibuprofeno sódico inhalado es una partícula mucho más pequeña que la medicación homónima que se consume habitualmente en los hogares y es soluble en agua. Se lo usa a nivel pulmonar y de manera nebulizada. La acción es antiinflamatoria y tiene algunos efectos que atacan bacterias y virus.

La forma de administración es simple, aunque implica un posible riesgo porque, al generar aerosoles, puede haber más contagios. Se aplica cada 8 o 12 horas, según la gravedad del cuadro y, de acuerdo con el protocolo, se puede usar hasta 28 días.

Por la experiencia que hay en otras provincias, a veces a los cinco días se ve una mejoría en el cuadro y los reportes que hay son buenos, lo que no significa que no haya reportes malos. De acuerdo con el antecedente en Tartagal, la mayoría de los pacientes respondieron bien.

El uso compasivo permite al médico utilizar determinadas medicaciones que no están aprobadas pero que pueden provocar una mejoría al paciente e incluso salvar su vida. Este tratamiento tiene contraindicaciones, como todo antiinflamatorio, sobre todo en personas que son alérgicas a estos medicamentos.

Garzón pidió a la comunidad tomar conciencia de la gravedad de la situación sanitaria: "Somos actores de una película que creíamos que pasaba solo en Europa. Esto no es una "gripecita', el problema es grave. Los hospitales están con una capacidad casi del 100 por ciento".

El médico mencionó que en el hospital Señor del Milagro hay médicos terapistas internados con asistencia respiratoria "en una situación desesperante" y enfermeros con muy mala evolución. Lamentó el fallecimiento de una enfermera de este nosocomio.

"Esto no es chiste. La gente sigue subestimando el coronavirus. Lo único que nos queda es seguir cuidándonos", cerró.

La experiencia en Orán

Desde hace unos días, se aplica en el hospital San Vicente de Paúl el tratamiento con ibuprofeno inhalado y la jefa del servicio de Tisioneumonología, Adriana Virga, comentó que "los pacientes evolucionan bien".

Desde principios de agosto, Virga comenzó con los trámites para implementar esta terapia en el hospital de Orán, donde hay una elevada letalidad.

La médica dijo que tiene un muy buen equipo de trabajo y destacó la tarea del ingeniero biomédico Daniel Paz.


  "El ibuprofeno sódico no es milagroso, es solo una herramienta más"